+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario castellonfire:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

¿Qué hacemos con la basura de toda esta gente tras la semana de fiestas?

Ecologistas en Acción se preocupa por las especies, los residuos y su procesamiento todo el año; esta semana próxima, sus reivindicaciones apuntan a las especies migratorias, la contaminación acústica y el estrés hídrico, entre otras

 

No son solo las castellonenses quienes estarán de fiesta: los dos fines de semana que ocupa la Magdalena atraen a turistas de toda la península y, sobre todo, la provincia - Gabriel Utiel

Adrián del Barrio
21/03/2019

La Magdalena pasará, pero las miles de personas que arramblarán por las calles durante esta semana dejarán una mancha en el ecosistema castellonense. Las actitudes de fiesta, en general, son altamente nocivas para el entorno, y la masificación y la falta de conciencia, algo que se deriva también del consumo de alcohol. Si vas ciego hasta no saber con quién estás hablando, ¿cómo vas a pensar en ese momento en tirar el cubata vacío a un contenedor amarillo?

Enrique Luque es portavoz de Ecologistas en Acción – País Valencià, y desde Vinaròs ofrece su perspectiva ante los usos y abusos de la población castellonense en fiestas. Y la verdad, es una visión mucho más amplia de lo que, en general, el ser humano contempla.

Además de los espacios protegidos que señala Enrique, como el Desierto de las Palmas, el cauce del Río Seco o el Parque de la Marjal, hay más pulmones en la ciudad. El Parque de Almalafa, el Parque Geólogo Royo (Parque del lago), el Parque Ribalta o la propia ermita de la Magdalena deben permanecer a salvo durante esta semana.

“Lo lógico es evitar la pirotecnia en estos lugares”, continúa el portavoz. Las combustiones liberan tremendas cantidades de dióxido de carbono, luz y calor, además de su propia capacidad destructiva. Las especies animales implicadas se alertan continuamente, poniendo en riesgo su supervivencia. Y esto pasa también con las mascotas castellonenses, que sufren las explosiones estén o no paseando por las calles.

Y no solo la pirotecnia: la contaminación lumínica, potenciada esta semana, despista a las aves migratorias nocturnas, que ahora en primavera se mueven sobre Castellón. Y es en esta misma época –también época de cría, por cierto- cuando más afecta la contaminación acústica que genera la Magdalena.

Pero, por desgracia, estos aspectos tendrán que resolverse “con concienciación y la actuación de la administración pública”, que al final es lo mismo que hace falta para paliar la gestión de residuos en la que sí puede tomar partido cualquier castellonense.

La comodidad y la falta de concienciación repercuten en el consumo responsable de plásticos, la separación de residuos y el malgasto de agua. “No es más limpio quien más limpia, sino quien menos ensucia”, recuerda Enrique Luque, hablando sobre el estrés hídrico y lo que implica limpiar las calles de Castellón.

¿QUÉ PUEDES HACER TÚ?

  • Moverte a pie o en transporte público. En Magdalena, el coche, su seguridad y aparcamiento, es un problema para ti y tu entorno.
  • Mantén la pirotecnia controlada en espacios abiertos, sin riesgo de molestar a nadie. Hay fiesta para todo el mundo, pero eso implica respetar también al más sensible (sea humano, animal, vegetal o material).
  • Usa tu propia vajilla y cubiertos. Un kit de picnic o un simple vaso de plástico reutilizable, instaurado como costumbre, dejaría de lado los plásticos desechables. Piénsalo para la Romería o las cenas de sobaquillo.
  • Usa vajilla biodegradable. Hay vasos y platos de cartón o fibra  que pueden servir al compost del suelo o que se reinsertan mejor en el ciclo de consumo tras su reciclaje.
  • Separa para reciclar correctamente. Y esto es un apunte para tener en cuenta, sobre todo, lo que va y no va en el contenedor orgánico, que es el que se deriva para compost.
  • Prescindir de las bolsas de plástico. Aunque los supermercados han fomentado poco a poco las bolsas reutilizables, la Magdalena es una ocasión perfecta para recuperar el saquet de tela típico de las fiestas.
  • Consumir productos de proximidad. Mover alimentos de una parte a otra del mundo es un gasto energético mayúsculo. En Magdalena, las alcachofas y las habas están de temporada; las famosas alcachofas de Benicarló pueden acompañar una paella y las habas en tortilla son tradicionales para comer en la parada de Sant Roc este domingo.
Temas relacionados