+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario castellonfire:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

¿Cómo explica la asignatura de Religión el origen pagano del Carnaval?

Una maestra de Religión se presta a hablar sobre su temario al respecto y la forma que tiene de transmitirlo al alumnado

 

Captura del Carnaval de Vinaròs, uno de los más potentes de la provincia -

Adrián del Barrio
28/02/2019

Todos los años igual, como con Halloween, la Navidad y el Solsticio de invierno y los tierraplanistas. Todo junto, sí, representan lo mismo: una baja tolerancia a la espiritualidad ajena y al origen del calendario. Que cada cual haga y deshaga según su rito, claro. Pero la historia está ahí, y se ha construido teniendo en cuenta unas deidades, compartidas o no por las generaciones actuales. Lo que pasa es que, durante muchos años, te daban latigazos hasta que te bautizabas. Ahora solo te llenan el buzón o te paran en el Ribalta.

Mª José Ventura es maestra (que no profesora) de la asignatura de Religión en los colegios Juan Carlos I de Almenara y Don Blasco de Aragón de Villafranca del Cid. Especializada en Educación Infantil, imparte actualmente su asignatura a todos los cursos, de 3 a 12 años. Y es en esta asignatura donde se explican estas cosas, relativas o no al catolicismo.

Ella todavía no imparte el carnaval dentro de su asignatura, que sí se celebra a nivel del centro. “Todos  nos hemos disfrazado y todos hemos hecho la fiesta, y yo el miércoles empiezo a dar el Miércoles de Ceniza [6 de marzo este año]”. Así explica Mª José a los niños el primer paso para la conversión y el día con el que se inicia la Cuaresma.

Más o menos, la Cuaresma y la abstinencia que conlleva aparece en el imaginario colectivo: cuarenta días de purificación física y espiritual que anticipan la Pascua (del latín pascae, ‘pasar’), celebración de la muerte y resurrección de Jesucristo para los cristianos Y PARA ESPAÑA, en tanto que las  celebraciones y festivos actuales tienen su origen en la Biblia, nos duela más o menos. Aunque la adopción de estas fechas tiene que ver con el Equinoccio de Primavera y con tradiciones judías 1 500 años anteriores a Cristo.

¿Cómo les explicas esto a los niños, sin volverlos locos? Porque en su casa, cada uno hará y verá una cosa. “Les explico que ahora vamos a estar cuarenta días para convertirnos en mejores personas, limpiar nuestro corazón y recogernos”, continúa la maestra, “a los más pequeños les pongo un cuento animado, Carnestoltes i la bella Quaresma”, contrastando la fiesta y el recogimiento, “y a partir de tercero lo trabajamos desde la reflexión, haciendo propuestas para mejorar que apuntamos colectivamente y cada uno”.

“Luego les pongo una canción, It’s time to change, de Juanes”, temazo atemporal, uno de los más introspectivos e inspiradores en la carrera del artista colombiano, “en YouTube, con vídeos con imágenes que les ayuden a ver en qué pueden mejorar”. El de aquí arriba.

De nuevo recurriendo al latín, Carnaval proviene de carne levare, ‘quitar la carne’, alimento del que se prescinde durante la Cuaresma y que venía al pelo para hablar de la resurrección de Cristo para los romanos cristianos. “Como vienen seis semanas de abstinencia, vamos a pegarnos la fiesta que luego estoy de Cuaresma”, pensarían.

¿Y los disfraces? “Si se asocia con lo que era antes, las conductas que se promovían en el Carnaval pagano era abusar descontroladamente de la comida, de la bebida, burlarse de todo, desenfreno…”. Por eso se disfrazaban durante los días de celebración, para conservar el anonimato. “Pero si lo adoptas como un símbolo de diversión previa a una fiesta mayor", pasando por una purga, "sí puede encajar en el sistema de valores, conductas y objetivos de los colegios”.