+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario castellonfire:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

SEXO

Cómo nos afecta crecer en un mundo hipersexualizado

Los primeros coitos completos empiezan ahora a los 13 años en los varones y a los 15 en las mujeres, cuando la media europea se sitúa entre los 16 y 18 años, según AEPS

 

María Querol, posando a sus 15 años en su cuenta de Instagram - Instagram

Adrián del Barrio
09/04/2019

Empezando por el morbo de la fotografía y los impulsos irracionales a los que llama el clickbait: la curiosidad, concretamente por el sexo. Sentir interés constante por ese tema es un rasgo definitorio de la sociedad hipersexualizada, donde el mundo adulto muestra en público tanto la mayor cosificación como la mayor libertad de expresión corporal.

Esto es también característico de la sociedad global: el acceso a la información y al material audiovisual de cualquier persona (occidental, blanca, principalmente) está en una barra de búsqueda. Cualquiera: la de Google, Facebook, Instagram… La foto de tu culo en el espejo, que es para tus 120 followers, está en Internet. Y si no pones un candadito, la mente colectiva entiende que eso es suyo. Basta con que alguien te busque.

Tanto la foto del estereotipo más grotesco como la protesta feminista más descontextualizada aparecen durante un scroll en Instagram, por ejemplo. Y si el mundo de los niños tiene los mismos juguetes que el de los adultos (los móviles o tabletas, las redes sociales, la cámara…), pues los mensajes de los adultos aparecen en la pantalla de los juguetes. Y el mundo de los niños se construye mirando el de sus héroes protectores, pero no tienen claros los límites todavía.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Maria Querol (@mariaquerol_mcj3) el

Alicia Falomir es sexóloga y psicóloga en Castelló e incide en esa mala praxis. “Los jóvenes adquieren sus primeros conocimientos sobre sexualidad a través de la pornografía”, remarca, “y ese tipo de material no es un material didáctico”, que además desencadena problemas sexuales que Alicia trata en su consulta y que, como dice ella, “serían más fáciles de prevenir con una buena educación sexual”.

Y de verlo antes, pues lo desean antes. José Luis Carrasco, jefe de la Unidad de Personalidad del Hospital Clínico San Carlos, explica que “las primeras atracciones sexuales empiezan ahora a producirse a los 9 años en los hombres y a los 10 en las mujeres. Y un año y medio después, aproximadamente, esa atracción se transforma en el primer deseo sexual”, entre los 11 y los 12 años.

“Dos años después de desatarse el deseo sexual, los hombres suelen tener sus primeras relaciones sexuales (coitales), a los 13,1 años, y las mujeres, a los 15,2 años”, continúa Carrasco. Se libera al Kracken y luego nadie suele decir “eh, vamos a guardar al Kracken”, al menos voluntariamente.

“Los sistemas psicobiológicos que posibilitan la integridad de la identidad personal no han madurado”, y si por imitación replican lo que ven en las pantallas o lo que comentan sus amistades, no verán en el sexo algo donde quepa “una empatía profunda con los sentimientos del otro”, como dice Carrasco.

Y con eso, se replican generación tras generación ciertos patrones de represión y dominación sexual, cultural y personal que se tratan desde la educación, como tantas otras afecciones sociales. Por la falta de empatía, que convierte el sexo en un valor de mercado y en un fertilizante para las ventas de cualquier producto.