+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario castellonfire:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Review

'La Musa Suicida' conquista Castelló: "Volveremos"

Las Hermanas del Desorden arrancan su gira nacional con ‘La Musa Suicida’, su último trabajo

 

Belén Berlín prendiendo una cerilla durante el espectáculo - Fotos: Adrián del Barrio

Adrián del Barrio
25/04/2019

Íntimo, con la iluminación de un San Valentín y la puesta en escena de ¿un grupo de rock? Las Hermanas del Desorden se abren sin problemas en el escenario, en este caso a ras del suelo de la sala Zona 3 de Castelló. Tres micrófonos y mucho que decir por las cuatro catalanas, que sin tener que haber nacido allí, sienten que su fundación y crecimiento en Barcelona las identifica, incluso en sus versos.

La tesis de La Musa Suicida, su último disco-poemario, afronta enigmas vitales vinculados con el deseo, el empoderamiento (conceptual, pero en este caso femenino), el amor o desamor, entre otros tantos interrogantes. Y cada una punza con su punto de vista sobre la misma llaga. Y hay veces que duele.

Por ejemplo, duele al escuchar a Alejandra cantar ‘La Llorona’, una canción popular mexicana (de donde ella es originaria) que cuenta sutilmente un duelo por amor. O en algunos versos que caían de la mirada gacha de Laura, la bajista y también compositora de la música para La Musa Suicida. Rezuma rabia en momentos donde el gesto de Mad se torcía. “Jo estava mig plorant la meitat del espectacle”, decía Marc, el anfitrión de Zona 3, al acabar el show.

Pero le dan la vuelta, ponen la ironía como filtro y son capaces de hacer comedia, tirándose la pelota entre ellas, cada una o cantando con el ukelele, como se le ve a Belén con ‘Rata de dos patas’.  Las actitudes que trataban de transmitir con la atmósfera, proyecciones incluidas, y los versos se engranaban como un mismo organismo, una hermandad que se ve como tal, fuese en la dirección que fuese el discurso poético y escénico.

A esto se suman los arreglos de percusión por parte de Víctor (la quinta hermana, apodado ‘el becario’), los sintetizadores y secuencias y, por supuesto, el bajo y los bucles en los que se lucía Laura, que manejaba una paleta de sonidos preparada para respaldar los distintos matices del espectáculo.

Castelló acogió a Las Hermanas con empatía y ganas, que están cómodas en un formato tan próximo al público, humilde y pasional. “Esta ha sido la primera vez que salimos de Cataluña con La Musa Suicida y la respuesta ha estado genial”, cuentan al terminar. Se han tirado a la piscina con esto y les espera una gira intensa por la península.

“Volveremos”, decían desde la paraeta del merch, bien completa. Cuando un artista dice eso tras hacer lo suyo en cualquier lugar, es que ha aparecido esa conexión mística que se consigue con el arte.

Para leer la entrevista completa a Las Hermanas del Desorden hablando sobre La Musa Suicida, echa un vistazo justo aquí.