+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario castellonfire:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

EMBLEMA CULINARIO EN LA PROVINCIA

‘Ximos’ de Castellón: una bomba calórica irresistible

El excelente sabor del 'ximo' es proporcional a las calorías que contiene

 

El 'ximo' de Castellón, un delicioso manjar muy calórico -

12/02/2019

Comer se ha convertido en deporte nacional. Y los castellonenses no son menos. Una de las recetas más típicas y emblemáticas de la capital de la Plana es el ‘ximo’. Un panecillo relleno de atún, tomate, pimiento, cebolla y huevo duro que se fríe en abundante aceite, pasándolo previamente por leche y huevo. Sin duda, toda una ‘delicatessen’ para los paladares, pero que resulta una bomba calórica para el cuerpo.

El ‘ximo’ de Castellón resulta excelente como picoteo a media mañana o como cena informal y es ideal para salir de excursión. Acompañado de una cerveza bien fría y unas papas se convierte en todo un manjar. En Magdalena es la época de su mayor consumo, pero las panaderías y pastelerías de la provincia ofertan este producto durante todo el año.

El excelente sabor de cada bocado es proporcional a las calorías que contiene. Y es que con apenas un ‘ximo’ se puede estar ingiriendo unas cantidades entre las 600 y 700 kcal aproximadamente. Unos valores nutricionales que para un solo alimento no son aconsejables para una dieta equilibrada. Teresa Nebot, natural de Castellón, señala que “el ‘ximo’ es un clásico de nuestra cocina. "Me acuerdo como mi abuela los preparaba para que mis hermanos y yo disfrutáramos de la Magdalena al máximo. Nunca me he privado, aunque sé que engorda. Se lo recomiendo a todo el mundo”. Por el contrario, Ismael Martínez, vecino que reside en el Grao de Castellón, admite que “el sabor del ‘ximo’ es extraordinario pero su valor nutricional es para tenerlo en cuenta, pues estamos acostumbrados a degustarlo como acompañante y no como plato principal. Con ello aportamos más calorías de las que deberíamos a nuestro cuerpo y eso tampoco es bueno. Siempre hay que consumir el ‘ximo’ con moderación y hacer un poco de deporte”.

Si al final eres de los que no puedes aguantar, aquí tienes la receta:

Ingredientes: 8 panecillos pequeños (de corteza fina a poder ser), media cebolla , 1/2 quilo de tomate triturado, 1 pimiento, 2 latas de atún al natural, piñones, 2 huevos duros, sal, azúcar, leche, huevos y aceite de origen virgen extra.

Elaboración: En primer lugar, cortaremos las puntas y vaciaremos los panecillos. Guardarlas porqué luego harán falta. Realizamos un pisto con cebolla, tomate y pimiento, añadimos piñones, cocinamos durante 5 minutos y lo dejamos enfriar. Después añadimos el atún escurrido y los huevos duros a trocitos removiéndolo sin parar y lo dejamos enfriar de nuevo.

Rellenamos los panecillos con la mezcla y los tapamos con la punta que previamente habíamos guardado sujetándolo con un palillo a ser posible. Calentamos bastante aceite y tras rebañar los panecillos con leche y huevo batido los freímos y los sacamos escurriendo el aceite sobrante. Se quita el palillo y ¡a comer!